La República de Colombia es un país con una gran brecha entre la que se considera una persona exitosa en el ámbito laboral y la que no. La realidad de nuestro país es que muy pocas son las personas que disfrutan de un estilo de vida bueno sin ser exagerado, pero tampoco se puede decir que están en lo básico. Más de la mitadde la población vive en la pobreza o con lo suficiente para subsistir, y una pequeña pero significante cantidad de colombianos son los realmente pudientes y “exitosos laboralmente”. Para un millennial colombiano el “éxito” laboral consta en ser independiente, con tu propio proyecto y un estilo de vida lujoso. ¿Pero se podría llegar a decir que Colombia es un país lo suficientemente desarrollado económicamente como para ser el lugar en el que este tipo de proyectos se desarrollan?

Muy probablemente la respuesta sea no debido a la falta de oportunidades que se presentan en la formación académica de un millennial desde muy temprana edad. En nuestros días, y aunque la educación a mejorado notablemente con el paso del tiempo, el acceso a este servicio y derecho de todo ciudadano aún es muy limitado; y si se quiere disfrutar de la mejor calidad puede llegar a ser extremada e injustamente costoso. Cómo millennials las destrezas requeridas por nuestra parte incluyen el manejo de diferentes idiomas, expresión corporal y destrezas orales y escritas sobresalientes, entre otras ya que nuestro mundo está constantemente creciendo y expandiéndose con el paso del tiempo y el desarrollo de la tecnología. Es una era en la que la rapidez, innovación y comunicación se han convertido en lo más importante y desafortunadamente Colombia aún no es capaz de ofrecer a todos sus jóvenes una educación de calidad que califique a todo colombiano a ser exitoso laboralmente alrededor del mundo.

Es por esto que cómo millennials nos quedan limitadas opciones que se vuelven aún más restringidas dependiendo de nuestras capacidades. Pensamos en: me puedo ir a estudiar a el exterior y desarrollarme académicamente de la mejor manera y así poder desarrollar mi propio proyecto, que bien podría ser en el exterior o volver a nuestro país y generar nuevos proyectos que disparen la economía nacional y aseguren un mejor sistema de gobierno y educativo para las futuras generaciones. Sin embargo, esto solo es posible si tu familia tiene la capacidad y la manera de enviarte al exterior y responder por el costo de este tipo de educación. También depende mucho del sujeto y sus creencias, si decide volver a su país para mejorar la situación o garantizar una mejor vida en el exterior para si mismo. Otro millennial también puede pensar: me quedaré en mi país y estudiaré en una universidad de gran nivel y seguiré esforzándome. Esto sería una opción más asequible para la mayoría de colombianos, y es por esto que muchos van con ello. Finalmente, no se puede ignorar a los cientos de millennials que no reciben formación de buena calidad y se conforman con cualquier estudio o inician con cualquier trabajo que puede mantenerlos vivos. Cabe resaltar que no hay nada malo con ninguna de las opciones anteriormente mencionadas, pero todas son la realidad de nuestro país y lo ideal sería lograr equidad para todos los sectores del país ya que la educación es un derecho fundamental que luego definirá la economía nacional.

Adicionalmente, los millennials se caracterizan por lo innovadores que son y su habilidad para mejorar las situaciones, ya que como he dicho antes: la rapidez se ha vuelto parte de nuestro diario vivir. Es por esto que nuestros proyectos siempre terminarán siendo afectados por el tipo de educación recibida, y aunque bien existen los casos fuera de este orden, la mayoría resultan siendo asi. Por eso creo necesario la implementación de nuevos proyectos y planes innovadores que generen empleo y fuerza de trabajo, la fomentación de mecanismos como préstamos bancarios que impulsen a los ciudadanos a comprar ya que esto causa el buen funcionamiento de nuestro sistema económico que es el capitalismo y la seguridad de contar con un gobierno libre de corrupción. Es algo difícil de implementar pero todo depende de nosotros y nuestras buenas decisiones al momento de votar.

En conclusión, los culpables del estado en el que se encuentra la economía colombiana no somos más que nosotros mismos al momento de votar. Hemos tomado muchas decisiones incorrectas que han llevado al estancamiento en los servicios como la salud, la seguridad y aún más importante: la educación. La educación nos devuelve a la política y la economía, volviendo esto un ciclo interminable lo cual demuestra la importancia de una buena educación. Para cerrar, recuerden que como dijo Paulo Freire: La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo.