1. Organiza el espacio

Si amontonas tus objetos en cada rincón disponible, nunca lograrás utilizar eficientemente el espacio. Desecha todo lo que no sea realmente necesario y organiza con criterio lo que decidas conservar. Una habitación ordenada siempre se verá más grande. 


2. Busca objetos que sirvan a más de un fin

A la hora de amueblar tu casa es mejor optar por objetos versátiles. Por ejemplo, una mesa como la que se ve en la imagen sirve de mesa de luz y de escritorio. Tener menos muebles dejará más sitios libres para ocupar con otros elementos. 



3. Crea zonas bien diferenciadas

Todos los hogares están construidos de acuerdo a espacios pre-definidos: la habitación, el estar, el baño y la cocina. Sin embargo, nada indica que sólo debas utilizarlos para esos fines. Ponte creativo y establece tus propia definición de zonas en cada habitación. Puedes usar separadores para delimitar las áreas. Esto también te ayudará a mantener tus objetos ordenados. 

4. Opta por muebles plegables

Cuando necesites más lugar en una habitación, podrás plegarlos fácilmente. También son una buena opción para darle más de un uso a alguna zona de tu casa. Con un sillón como el que se ve en la imagen, puedes hacer de tu estar un cómodo sitio para dormir. 

5. Busca muebles que sirvan para almacenar objetos

Si vas a vivir en un espacio reducido, cada objeto que coloques en tu apartamento deberá ser extremadamente funcional. Los muebles que tengan espacios de almacenamiento te resultarán muy útiles. Una cama elevada con una cajonera debajo puede ser una buena opción, o bien un taburete dentro del cual puedas guardar tus objetos. Usa tu imaginación para adaptar diferentes muebles a tus necesidades.